fbpx

El baño de vapor es uno de los lugares en donde las personas pueden relajarse, disfrutar y tener beneficios para su salud; como curiosidades tenemos que su origen data del Imperio Otomano, y que a veces son llamados baños turcos. A diferencia de una sauna con calor seco, la sala de vapor se caracteriza por contar con calor húmedo.

Los baños de vapor son totalmente recomendados para todo tipo de personas, pues nos ayudan desde dentro hacia afuera, pues afectan tanto a las vías respiratorias como a la piel. Dependiendo de tu tolerancia al calor, puedes utilizar el baño de vapor por lo menos una vez al mes, aunque te aseguro que en poco tiempo te volverás adicta a él, pues se consigue de forma rápida un estado de relajación que ayuda a manejarnos durante el resto del día. Además, la piel mejorará drásticamente.

Este baño se caracteriza por tener una humedad de un 99%, se trata de un calor húmedo donde la temperatura no es uniforme sino que va ascendiendo según subimos en altura. Así pues, en el suelo la temperatura podría estar a 30 grados, a metro y medio unos 40 y a la altura de la cabeza fácilmente podría llegar a los 50 o 55 grados.

    Beneficios del baño turco

    • Aumenta la capacidad de intercambio de oxígeno en los pulmones y el sistema bronquial.
    • El baño turco es menos estresante que la sauna para el organismo.
    • Para las personas que sufren estrés o ansiedad, el baño turco relaja el sistema nervioso.
    • Debido a los efectos del calor, los poros se dilatan limpiándose en profundidad.  Esta reacción es muy beneficiosa para mantener una piel perfecta y unos poros libres de impurezas y puntos negros, evitando así que nos parezca el temido acné.
    • Nos proporciona una alta eliminación de toxinas a través de la piel y el sudor que nos hace mantener la piel más limpia y mejor.
    • El baño turco humedece las vías respiratorias por lo que ayuda en resfriados, tos, bronquitis y sinusitis.
    • Ayuda a retrasar el envejecimiento de la piel puesto que permite una mayor oxigenación y revitalización de los tejidos.
    • Es útil para aliviar los dolores de la artritis.

    • Facilita la secreción del flujo vaginal y colabora en la limpieza de los genitales. Además el calor ayuda a aliviar las menstruaciones dolorosas.

    Precauciones del baño turco

    • Una de las cosas a tener en cuenta en el baño turco es que el ritmo cardiaco se llega a duplicar al someter el cuerpo a estas altas temperaturas, por lo que no se recomienda en ningún caso practicar este baño a ancianos, embarazadas o personas que padezcan problemas de salud como la hipertensión o cardiopatías.
    • Además tampoco deben meterse en el baño turco quienes sufren de dermatitis o problemas de vasodilatación.
    • También deben evitarlos las personas que padecen una enfermedad bronquial severa, epilepsia, anorexia o cólicos renales.
    Subscribete a nuestro NEWSLETTER

    Subscribete a nuestro NEWSLETTER

    Recibe recomendaciones para tu relajación y bienestar

    Aviso de nuevos tratamientos faciales y corporales

    Promociones

    Felicitaciones !!! Ya estás suscrito a nuestro NEWSLETTER

    Pin It on Pinterest