fbpx

La fangoterapia es una práctica que viene utilizándose con mucho éxito desde tiempos inmemoriables con éxito.

Sus propiedades nos ayudan a tener un mejor aspecto y una piel más radiante. Por algo en la actualidad, es uno de los tratamientos más conocidos y demandados tanto en centros de belleza como en balnearios.

Algunos beneficios de los tratamientos de Fangoterapia.

Reafirman el tejido capilar. Contribuyen a la formación de colágeno, a la vez que hidratan la piel. Adicionalmente, desarrollan una importante acción drenante y desintoxicante.

Reequilibran las células de la epidermis. Eliminando toxinas, absorbiendo impurezas y regulando la secreción sebácea.

Combaten la celulitis y la retención de líquidos. Actuando sobre el sistema circulatorio, venoso y linfático y facilitando el retorno venoso.  Con ello se eliminan toxinas y se descongestionan las piernas.

Eliminan grasa. Mediante su acción termoactiva, eliminan grasas y combaten sobrecargas de peso, por lo que se recomiendan en tratamientos adelgazantes y reductores.

Estimula la relajación y descontracturación muscular. Aportando un efecto suavizante y remineralizante del tejido.

El principal componente de la fangoterapia es el barro o arcilla, elemento que aporta los minerales necesarios para el organismo, como el hierro, el calcio, el potasio o el azufre. Suele contener también magnesio, que ataca los radicales libres, otorgando mayor firmeza y elasticidad a la piel;  silicio,  cobre y zinc, que son los encargados de la producción de colágeno y elastina; cobalto que elimina las células muertas;  azufre que mantiene la pigmentación de la piel; selenio  con efectos antioxidantes, que previene la degeneración celular y activa la circulación.

Aplicación y contraindicaciones

  • Hay muchas maneras de aplicar el barro: en baños, envolturas, cataplasmas, compresas, masajes, etc.
  • En cualquier caso la aplicación debe hacerse de forma parcial, ya que cuando se realiza sobre más del 50%  la superficie corporal, se pueden dar cambios en la frecuencia cardíaca y respiratoria.
  • Dependiendo del efecto deseado, se puede aplicar a temperatura ambiente o ligeramente superior a la del cuerpo, entre 30 y 50 grados. Con ello se logra abrir  los poros, dilatar los vasos sanguíneos facilitando así su absorción.
  • La fangoterapia no es aconsejable  para los enfermos del corazón y en casos de insuficiencias respiratorias, enfisemas o tuberculosis pulmonar. 
  • Asimismo está desaconsejada cuando existen  problemas circulatorios graves como son varices (debido al calor que desprende el lodo), y en ningún caso hay que aplicarla en pacientes  con  tromboflebitis o cualquier tipo de hemorragia, incluidas las úlceras gástricas y duodenales e incluso durante la fase menstrual.
  • Deben de abstenerse también  los epilépticos, las embarazadas y las personas afectadas de tumores malignos.
Subscribete a nuestro NEWSLETTER

Subscribete a nuestro NEWSLETTER

Recibe recomendaciones para tu relajación y bienestar

Aviso de nuevos tratamientos faciales y corporales

Promociones

Felicitaciones !!! Ya estás suscrito a nuestro NEWSLETTER

Pin It on Pinterest